martes, 24 de octubre de 2017

7 CONSEJOS PARA PREVENIR LA MORTALIDAD EN LOS CONCURSOS

La muerte de un ejemplar en un concurso es uno de los riesgos que tenemos como criadores, la organización va a poner todo su empeño para cuidar a los ejemplares pero es fácil que en cualquier concurso uno o varios enfermen.

En este artículo vamos a dar 7 consejos para intentar reducir la población de pájaros que mueren en los concursos.

1. LLEVA LOS PÁJAROS SANOS:
Muchos de los pájaros que mueren venían ya con patologías instauradas de casa, la situación de cierto estrés que conlleva el concurso puede desencadenar la sintomatología. Por ello debemos llevar los ejemplares sanos y cuando digo sanos digo sanos de verdad. Revisaremos el abdomen, revisaremos la respiración, revisaremos macroscópicamente las heces y si no lo tenemos claro contactamos con un veterinario especialista o directamente no lo llevamos. Los primeros que podemos controlar la mortalidad somos nosotros, no le echemos las culpas siempre al concurso.

2. EVITAR ESTRÉS:
Aquí hay un mal entendido entre los criadores que la ciencia veterinaria no ha sabido explicar correctamente. Normalmente no ocurre que el pájaro coja una enfermedad en el concurso y se infecte, lo que ocurre es que muchos patógenos están ya en su organismo, de forma natural, de forma digamos controlada y algún factor desequilibra la balanza, el estrés es quizás el más importante. Esa situación de estrés es inevitable, no relacionemos sólo con que el estrés significa miedo sino que significa también un estado de excitación temporal. Un estrés puntual es un mecanismo natural de defensa, un estrés más continuo conlleva una bajada de defensas. Esto provoca que un patógeno digamos controlado se descontrole.
El estrés lo podemos evitar antes del concurso y durante el concurso. Antes podemos ir adaptando los pájaros a un espacio más reducido, al movimiento, al ruido y descartando también pájaros excesivamente nerviosos, que probablemente se descarten sólos por no presentar buen plumaje o tenerlo dañado.
En el concurso se puede evitar con una inscripción y un desenjaule si lo hubiera cuidadoso, teniendo a disposición rápidamente agua y comida, con pasillos anchos y evitando en todo lo posible a ese público que para ver un pájaro parece que se tiene que meter dentro de la jaula.

3. VETERINARIO OFICIAL DE LA EXPOSICIÓN:
Los servicios veterinarios desde hace años están presentes en los concursos, primeramente veterinarios oficiales de zona deben dar el visto bueno para que se celebre el concurso pero esto es fundamentalmente un trámite administrativo, es muy conveniente aparte de esto un veterinario especialista con conocimientos en la materia y a ser posible criador también que atienda y actúe frente a los pájaros enfermos. Habrá muertos, seguro, pero la mortalidad se reduce, es así. En mucha documentación de concursos ves a veterinarios en el papel pero a la hora de la verdad muy pocos realizan una labor adecuada y remunerada.

4. CUIDAR LA ALIMENTACIÓN Y EL AGUA:
Básicamente a los pájaros de concurso hay que darles agua y mixtura, punto. Busquemos productos de calidad. Respecto a la mixtura sigue habiendo muchos problemas porque muchos concursos siguen buscando la mezcla comercial más barata, normalmente estas mezclas, pese a estar elaboradas por técnicos en la materia tienen un porcentaje de semillas oleaginosas tremendo, exagerado. Un pájaro acostumbrado a una dieta más ligera, como en la mayoría de criaderos, puede tener un empacho de estas semillas y sufrir un desequilibrio digestivo brutal y muchos mueren. Demos una dieta básica, ligera, aunque sea alpiste sólo, siempre será mejor que una de esas mixturas comerciales que son auténticas bombas de relojería.

En cuanto al agua, agua del grifo si, pero agua limpia, la fea costumbre que se tiene en muchos concursos de rellenar del cubo es totalmente antihigiénica, será muy práctica si, pero antihigiénica. Y más aún cuando los bebederos los trae cada uno de casa, podemos transmitir una de patógenos brutal. Mejor siempre con una botellita y que el que llene bebederos se limpie a menudo.

5. VIGILAR:
Cuando ya ha empezado el concurso el trabajo más importante de la organización es vigilar, vigilar que no haya enfermos y vigilar que todos tengan agua y comida, esto que nunca falte. Y esto aunque uno no sea veterinario lo ve, el pájaro enfermo se nota, se mueve menos, se embola, está todo el dia en el comedero, respira mal... el pájaro sin agua tiene los ojos hundidos, como achinados, el pájaro que no ha comido se muestra con la pluma ahuecada. Ante cada una de estas situaciones hay que actuar.

6. AISLAR A LOS ENFERMOS:
Cualquier síntoma de enfermedad, cualquier pájaro que esté raro se aisla, me da igual que haya ganado como que no tenga premio, debemos buscarle un ambiente tranquilo e intentar recuperarlo.
Además no es estético un pájaro embolado en una exposición, es mejor que la gente vea un hueco a que vea un enfermo y más en esta sociedad tan animalista.

7. NO TENER MIEDO A TRATAR: 
Por supuesto hay que tener en cuenta la opinión del veterinario contratado pero nunca hay que tener miedo a tratar, pues hay que actuar pronto. Ojo, esto no quiere decir que le chutemos al pájaro el primer antibiótico de amplio espectro que pillemos pues puede ser peor el remedio que la enfermedad, pero por ejemplo podemos adaptar la alimentación, reponer con electrolitos y vitaminas a los pájaros deshidratados...

Reducir la mortalidad en los concursos es posible y debemos ser un trabajo de equipo tanto del criador, de la organización como de los veterinarios. El criador lo agradecerá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario