martes, 5 de enero de 2016

PROGRAMA DE GESTIÓN DEL CRIADERO MES A MES: Enero 1 (Art 120)

El mes de Enero se dedica tradicionalmente a la preparación de los reproductores. Excepto los criadores más madrugadores que seguramente tengan ya pichones. Una vez seleccionados los ejemplares del plantel de cría anual, los cuáles suelo ir seleccionando poco a poco durante los meses otoñales me dispongo a hacer las parejas.

El momento de hacer las parejas es un momento a veces frustrante pero es crucial. De tu acierto depende gran parte de los resultados de esa campaña. (YA HABLARÉ DE ELLO EN OTRO ARTÍCULO)

En mi caso una vez seleccionadas las parejas separo individualmente a los futuros reproductores.
El sistema tradicional dice que hay que separar a los machos individualmente en las jaulas de cría con una alimentación lo suficientemente espartana y ligera como para que no engorden, dado que un macho gordo suele traer muchos problemas de infertilidad temporal. Y a las hembras seleccionadas hay que dejarlas en los voladeros hasta el momento de el emparejamiento.

Yo siempre he utilizado este sistema, pero me encontraba frecuentemente en los voladeros de hembras con dos extremos. Siempre había alguna que otra hembra obesa y otras con extrema delgadez. Muy probablemente la hembra obesa asumiría su alto puesto en la jerarquía del voladero y dificultaría la nutrición de las hembras caquecticas. Para evitar este problema decidí hace unos años separar individualmente todos los ejemplares, tanto machos como hembras . El motivo es tratar y preparar cada pájaro de manera individualiza.

Así por ejemplo si me encuentro un macho obeso lo pongo a regimen, si hay uno enfermo lo trato, si hay uno excesivamente delgado le doy una alimentación más energética etc.

Entiendo que este sistema implica mucho trabajo en criaderos grandes por ello no es el mejor en programas de cría más intensivos pero creo que dar un trato individualizado a cada pájaro es lo más apropiado.

CONTINUARÁ...