miércoles, 27 de diciembre de 2017

¿QUÉ LES PASA A LOS JUECES CON LOS MARFILES?

Desde hace ya 3 o 4 años crio una gama muy desconocida por muchos como es el canario amarillo marfil mosaico. Hay que reconocer que es una variedad con muy pocos seguidores pero que poco a poco se va viendo en nuestro país. Hasta no hace mucho tiempo si querías algún marfil decente o mínimamente decente tenías que viajar a Italia pero desde hace ya varios años somos 4 o 5 criadores y seguro que hay más, los que estamos trabajando por mejorar esta gama.

Yo estoy muy contento con ellos, crían genial, me han dado mis primeros premios a nivel nacional pero hay un aspecto problemático que tiene que ver con los jueces. Nunca he criticado a un juez, creo que tienen una tarea muy complicada y meritoria y aunque está claro que más de una vez se equivocan no hay razón para desconfiar de ellos, son humanos y cometen errores. Puedo estar más o menos de acuerdo con una valoración de un juez pero nunca critico su veredicto, de hecho creo que nunca he escrito un artículo hablando sobre ellos pero ahora necesito hacerlo porque creo que se cometen muchos errores con esta gama.

Desde que llevo concursando con mis marfiles tengo problemas en los enjuiciamientos debidos a errores, pienso yo, de interpretación que creo son muy graves. Primero debo distinguir dos tipos de concurso, los concursos en los que la gama está abierta, que son muy poquitos y los demás. Sobretodo en estos últimos, en los que compiten habitualmente con mosaicos clásicos creo que hay muchos errores por parte de los jueces.

No voy a decir ningún nombre como es lógico pero me ha pasado de todo. El primer fallo que veo es que en las planillas rara vez ponen correctamente la definición de lipocromo marfil en mis mosaicos. Puede ser por simple descuido pero aún así una de las obligaciones de un juez, posiblemente la más importante es clasificar al pájaro bien, dentro de una gama. Es decir si yo soy juez tengo que saber que eso es un negro ala gris amarillo mosaico por ejemplo o un rubino marfil rojo mosaico. Eso creo que es clave.

Esto lo podemos considerar un error leve. El que ya no tiene nombre, y me ha pasado en varias ocasiones, no sólo una vez es que se clasifique a un marfil como amarillo clásico con lipocromo deficiente o extra pálido, esto es un error tremendo. Es cierto que puede resultar complicado distinguir un marfil normalito de un amarillo mosaico clásico con un lipocromo de refracción o muy diluido pero es como si enjuicio un negro con los criterios de un ágata y digo que es un ágata muy malo. Creo que es un error tremendo ya digo.

Osea si las gamas están abiertas y los inscribo como marfil mosaico no pasa nada pero si los meto en un grupo amplio de amarillos mosaicos muchos jueces comenten estos errores. Y esto es una razón por la que la mayoría de criadores especialistas no los llevan a concursos sociales, perdiendo el publico la oportunidad de apreciarlos y descubrir esta gama. Pese a ser el marfil un color digamos clásico creo que muchos jueces no saben actuar de una manera adecuada frente a estas gamas.

A mi no me afecta porque continúo con la selección pero es posible que un criador joven pierda el interés o peor aún pierda el rumbo de la gama por esta confusión de criterios.