jueves, 17 de marzo de 2016

APUNTES BÁSICOS DE GENÉTICA.

Entender sobre genética es quizás la asignatura pendiente de todos los criadores. Es un mundo tan apasionante y a la par tan complejo que resulta dificil y muchas veces frustrantes entender los conceptos. Por eso tenemos que empezar desde la base y desde una mentalidad abierta.

A lo largo de mi modesta trayectoria he conocido a verdaderos maestros de esta ciencia, con muchos de los cuáles todavía sigo aprendiendo. Todos eran distintos, pero todos tenían varias cosas en común. Paciencia, ilusión, interés por aprender, modestia... lo demás, no menos importante como es la experiencia viene con los años. Pero tener claro también que la experiencia no sólo se gana con los años. En cualquier faceta de la vida la experiencia se gana sumando tu experiencia con la de todos los demás. Síi muchas veces es aburrido, pero hay que leer, visitar foros, hablar con criadores, ver concursos, vídeos... tenemos que aprovechar la enorme suerte del tiempo en que vivimos, tenemos una tecnología y un nivel de globalización casi ilimitado. No seamos zoquetes de no aprovechar todo lo que tenemos a nuestra disposición, o al menos no nos quejemos si no lo hacemos.

La primera idea que tenemos que tener clara de la genética es que todo no es matemático, todo no es una regla exacta y que aunque parezca a veces que todo está inventado siempre hay algo nuevo que hacer, otro camino por el que seguir y otra forma de enfocar la realidad.

Lo primero que hacemos a la hora de empezar a aprender genética es estudiarnos o al menos conocer someramente las leyes de Mendel. Aquello de los guisantes y el color de las flores y demás es una herramienta perfecta, yo diría que fundamental para entender conceptos como la dominancia, la recesividad o la herencia intermedia. Pero esto sólo es una parte de la genética, una parte digamos cualitativa (Una parte mucho más profunda que las leyes de Mendel, también os digo) Hay otra parte en mi opinión mucho más compleja y "aleatoria" que es la genética cuantitativa.

A menudo al hablar de genética pensamos en herencias, en carácteres ligados al sexo en portadores y otros conceptos intimamente relacionados con la genética cualitativa pero saber de esto no es saber de genética, o al menos sólo es una parte. Tener en cuenta que los procesos selectivos por los cuales se crean razas o se desarrollan y acercan al estándar en cuestión son procesos continuos. Es decir, son conceptos más fluidos, como más a largo plazo.

Si yo cría por ejemplo amarillos mosaicos, como es mi caso y en vez de orientar la selección hacia el estándar la oriento hacia la extensión del lipocromo acabaré llegando al amarillo nevado. Y al revés igual, si yo crío amarillo nevado y trabajo buscando aumentar la extensión de la nevadura (trabajo que como bien sabeis va a contra corriente del estándar) acabaría obteniendo un mosaico. A esto me refiero con lo de proceso continuo. También es genética si, pero distinta a la idea más mendeliana o cualitativa.

Con el cruce de ágatas por ejemplo (que me preguntaba ayer un compañero), si yo tengo rojos mosaicos e introduzco sangre ágata con algún fin (normalmente aportar más luminosidad contrastada) al cabo de varios años de cruces sucesivos hacia el rojo mosaico (es decir, lo que saque en primera generación lo cruzo con mosaicos y estos a su vez durante varias generaciones) acabaré obteniendo rojos mosaicos.
Si lo hago en la otra dirección acabaré sacando ágatas. Eso es un proceso continuo con dos posibles direcciones.

Os pongo otro ejemplo, hace unos años un compañero mío quiso mejorar sus canarios topacios. Estaba cansado de la poca talla que tenían y que caracteriza a esta y muchas otras variedades y los empezó a cruzar con lipocromos amarillos, de talla evidentemente mucho mayor. Parecía una locura y una perdida de tiempo, y quizás así fuera pero al cabo de varios años consiguió topacios de gran talla y forma. Eso es un proceso continuo.

Ya la mayoría de criadores, y es una pena no tienen esta mente abierta. Entre otras cosas por el altísimo y casi agresivo nivel competitivo y por la necesidad cada vez más enfermiza de obtener resultados cuanto antes mejor. Sea caso estos cruzamientos se hace a modo experimental para aprender un poco. Pero hay un hay aficionados verdaderos amantes de la genética. Estos son el ejemplo a seguir. Cada vez hay más entendidos de genética si, es innegable, pero no tantos artistas capaces de romper los canones o ir a contracorriente por una ilusión.