lunes, 23 de julio de 2018

ASI TRABAJAN LOS GALLINEROS INDUSTRIALES CONTRA EL PICAJE. Y les funciona.

Si a nosotros como criadores de pájaros nos afecta el picaje poneos en la piel del granjero que vive de sus gallinas.


En el mundo de la avicultura comercial, la que se dedica a producir carne y huevos el picaje es sin duda uno de los temas que más preocupa, por la bajada de producción que ocasiona y por las enormes pérdidas económicas, estamos hablando de millones de euros sólo en Europa. Y por eso los avicultores llevan muchos muchísimos años trabajando sin descanso para evitar esta lacra. El modo en que lo hacen resulta muy eficaz y según en que países poco ético pero resulta curioso ver como lo solventan.

En primer lugar tienen en cuenta los mismos factores que tienen los criadores de pájaros, primero reducir el estrés, segundo que no haya muchas aves en el mismo corral, tercero que haya un nivel de temperatura y humedad correcto y por supuesto también controlando mucho la alimentación para evitar carencias. Hasta aquí todo igual, nosotros los criadores hacemos lo mismo, pero ellos aparte tienen dos trucos más.

El primero puede parecer a alguno un poquito cruel, aunque ninguna animal enferma por esto y es cortar el pico a las aves. Medida muy radical si, pero muy práctica, aunque ojo no cortan el pico realmente sino una pequeña parte del extremo que es la que puede crecer de forma exhuberante provocando lesiones.

La otra medida, todavía más frecuente incluso en ganadería ecológica es suministrar sal en los bebederos. Si tal y como lo ois, el cloruro sódico en los bebederos a dosis orientativas de 100 gramos por litro es una manera muy efectiva de cortar el picaje en las primeras fases. Eso si, esto no puede durar mucho tiempo porque a dosis continuadas la sal puede llegar a ser tóxica. La dosis mortal son apenas 5 gramos por ave adulta.

Con estas dos medidas tan sencillas a priori los granjeros industriales se defienden como pueden del picaje que también nos afecta a nosotros los criadores de pájaros.