miércoles, 18 de julio de 2018

¿REALMENTE SE PUEDE PREVENIR EL PICAJE? Las dos causas más dificiles de prevenir en un criadero.

Estar en plena muda significa tener la psicosis del picaje, sin duda uno de los problemas más comunes en la cría es el pìcaje. No es una enfermedad que vaya a diezmar tu criadero pero sin embargo suele ser de las que más preocupan porque puede dar al traste con la temporada de concursos. Tras una buena cría si se produce una muda con mucho picaje sobretodo en ciertas gamas como mosaicos, phaeos o por ejemplo lizards, podemos perder todas las opciones a premio.


Y como es un tema que nos preocupa nos encanta investigar y buscar trucos para evitar el picaje, conocemos decenas de ellos, que si poner cuerdas, bolas de grasa, pan duro, bizcocheras con sal... sin embargo en muchas ocasiones ni siquiera usando todos estos trucos podemos evitar el picaje. ¿Dónde está por tanto el kit de la cuestión? ¿Realmente hay casos de picaje que no se pueden prevenir?

Bueno lo primero que tenemos que analizar es lo de siempre, lo que pasa con todas las enfermedades. ¿El picaje es un problema? Si, pero no hay una causa única. Hay muchas causas diferentes que pueden provocar ese problema. Por ejemplo hay criaderos en los cuáles la principal causa del picaje es nutricional, por deficiencias en la dieta. En otros el problema se debe sobretodo a excesiva luz unida a jaulas muy masificadas... Esta causa suele ser la más habitual. Pero hay que tener en cuenta dos casos que no se consideran muchas veces en los tratados veterinarios. Dos casos más relacionados con la psicología que con la patología.

Primero es la jerarquia, todos sabemos que significa esta palabra, en cada jaula con un grupo de pájaros se establecen unos roles concretos, hay pájaros más fuertes que dominan sobre los demás y pájaros más débiles que son dominados, los fuertes comen antes, beben antes y digamos tienen prioridad frente a los otros, pues si se revelan les pegan y en muchos casos pican. Esto es natural, no tiene por qué suponer un problema, los débiles asumen su papel y ya está. Sin embargo si alteramos esa jerarquia, por ejemplo cambiando pájaros de jaula, cosa que le encanta a muchos criadores, hay un periodo de tiempo en el que ciertos pájaros miden sus fuerzas, esto provoca peleas y aumenta el picaje. Es por ello necesario aprender a identificar los pájaros que alteran la estabilidad de cada jaula y si este periodo se alarga demasiado quitarlos, incluso a veces hay pájaros que tenemos que aislar individualmente por su comportamiento inadecuado.

En segundo lugar hay que fijarse en otro detalle en el que muchas veces no caemos. El crecimiento de la pluma en ciertas partes del cuerpo provoca en los pájaros un picor y ese picor el pájaro lo intenta resolver picándose, lesionando el cañón, esto a su vez le genera más picor y es la pescadilla que se muerde la cola. Es decir, el mismo pájaro se provoca el problema, que por ejemplo en gamas como los mosaicos es muy fácil que acabe desarrollando quistes, así pues, adiós a los concursos. Esta sin duda y bajo mi experiencia es la causa más dificil de resolver puesto que el que sufre el problema es el que se lo provoca, es a su vez causa y efecto. Pero además esto provoca que otros le agredan, sobretodo cuando se hacen sangre. En estos casos los repelentes antipicaje son quizás la mejor ocpión, el pájaro se chupa le sabe mal y pierde el hábito.