lunes, 23 de mayo de 2016

CAMBIAR EL NIDO, UN CONSEJO MUY PRÁCTICO.

Seguro que os ha pasado a todos, ver hembras o parejas que ni ponen ni hacen nido o lo hacen con excesiva dejadez. A veces las causas son más complejas que todo eso, a veces hay algún tipo de problema que dificulta el celo de los pájaros y otras, más de las que pensais se deben a haber emparejado dos machos. Con los mosaicos esto resulta casi imposible por el dimorfismo sexual que tienen, salvo que confundas línea macho con hembra pero en otras gamas la cosa se complica. Y por muchos conocimientos que tengas siempre hay pájaros que te la cuelan, siempre hay alguno que te sorprende.

Pero otras veces la solución es más simple que todo eso y se llama cambiar de sitio el nido. Muchas hembras tienen una cierta querencia por algún determinado rincón de la jaula y sólo quieren nidificar allí. Algunas, la mayoría lo muestra claramente cuando se pone a incubar en algún comedero interior o alguna esquina concreta, o pone pelo en determinados sitios pero hay algunas que ni lo delatan.

La hembra de la foto llevaba meses sin poner huevos ni tener intención de hacer nido y un día vi que empezó a poner en una esquina de la jaula, inmediatamente le puse el nido allí y en 30 minutos (y no exagero) hizo su nido en ese sitio.

Estar atentos a los comportamientos de las hembras porque este problema de fácil solución lo tenemos todos más de una vez.