sábado, 12 de noviembre de 2016

CRÓNICA CONCURSO ORNITOLÓGICO UCE CÁCERES (2º Parte)

Continuando con la crónica del concurso toca hablar de mutaciones melánicas. Empezamos por el pastel, un canario que no pasa por su mejor momento, al menos en la región no se ven casi pájaros, aquí nada que destacar, poquísima cosa, descatalogada y algún ala gris muy alejado de los pájaros de calidad.


El opal es distinto porque pese a altibajos si que es una gama más o menos estable en estos concursos, pudimos ver un panel entretenido de ágatas blancos, amarillos, también algo en negro... No vi muchos pájaros espectaculares pero si algunos merecedores de premio.

El grupo phaeo me transmitió otras sensaciones, realmente me impresionó, es una gama que adoro, también es cierto, pero lejos de mi posible subjetividad lo que había allí eran pájaros de muchísima calidad, la oxidación muy buena en conjunto y los ocelos de algunos geniales, de los grupos melánicos que más me gustaron, llevaba años sin encontrar por aquí un panel de phaeos tan bonito. Los rojos de Hilario Fernández sin duda alguna de los mejores pájaros del concurso para mi. En amarillos también vi gran nivel.

En satiné blanco había un panel también fabuloso, panel grande, fijaos por ejemplo que había 7 equipos y vi un gran nivel.Hilario Fernández de nuevo entre los destacados, también el compañero Leandro pero podemos nombrar a muchos más. Uno de los grupos de más competitividad, fabuloso.

En rojo mosaico la participación mucho menor y más dispar pero se atisban pájaros buenos también.

Pasamos al topacio y en este pájaro tuve la suerte de ir acompañado de un criador enamorado de la gama que me hizo descubrir muchos más matices de este color. Esta gama fue el ejemplo perfecto de la dicotomía que hay muchas veces entre estándar, criador, calidad o espectacularidad pues había pájaros llamativos si pero la gran mayoría ni se acercaba a los canones que establece el estándar. Volvemos a lo mismo muchas veces el pájaro más llamativo no es el mejor. No vimos realmente un topacio en esencia.

El resto de gamas muy testimoniales y en mi opinión bastante mediocres. Los Onix por ejemplo resultan una especie casi de Museo de Ciencias, están prácticamente desaparecidos desde hace años en estas latitudes y los que había no eran ni mucho menos Ónix de calidad,  los cobalto también flojitos y los jaspes sin más. Estos últimos grupos la verdad sin mucho interés.

Por supuesto mencionar aquí aparte los rojos alas blancas preciosos en conjunto, buen futuro le veo a esta gama porque gusta y mucho.

Y pasamos al que llamo muchas veces buque insignia de la UCE, la postura. En la mayoría de concursos hablo de manera muy limitada de la postura pero aquí hay que analizarla muy bien, es casi medio concurso y además de gran calidad. Si os gusta la postura de verdad id a Cáceres porque es espectacular.

Lo primero que llamaba la atención un Rizado de París ultraexótico y muy interesante de mi amiguete Falcón, me sorprendió mucho la ausencia de sus padovanos pero muy interesantes todas las gamas que trajo.

El grupo de Rizado del Norte no era muy grande pero había cosas, un criador como yo que he vivido año a año con algunos de los mejores Rizados del Norte del país en el concurso de Carcaboso adquiere un nivel de exigencia muy alto, pero había calidad aquí también.

El Fiorino siempre tiene adeptos en este concurso, es uno de los rizados con más seguidores y pudimos ver un panel interesante. Monográfico de Andrés Raúl Expósito practicamente pero de calidad.

También había Mehringuer, un pájaro que casi no se ni pronunciar. Preciosos todos ellos.
Rizado del Sur también de mi amigo Juan Manuel Falcón, un rizado que se ve poquito y había aves muy estandarizadas.

Pasando ahora a la postura lisa tenemos también una amplia gama de razas. El scoth Fancy por ejemplo es de los pájaros más elegantes que conozco, cuando cogen esa forma de media luna, y muchos lo hacian muy bien transmiten unas sensaciones tremendas. El hosso japonés también es una auténtica joya nipona con grandes criadores en Cáceres.

Fife, canario de postura clasiquísimo, muy muy criado y frecuente en cualquier concurso pero no en todos se ve con claridad "el huevo de zurcir", un fife bueno, y a quí había es algo brillante y elegante.

Llarguet, bueno, este es otro de los pájaros que si no existiera deberíamos inventarlo porque me resulta fabuloso, el que se estira como una lámina es brutal y vi varios de mi compañero Pedro Quesada que eran geniales. Por si no lo sabeís es mundialista con ellos así que en Cáceres también tenemos algunos de los mejores Llarguet de el mundo, no todo está en Valencia.

Raza española es un grupo tremendo en Cáceres, panel amplísimo, bonito dónde los haya. Otro canario español que teníamos que inventar. Fue un grupo con muchos matices eh, no penseis que todo fue bueno, había unos cuantos ejemplares con mala impresión pero los buenos buenos de Vidarte, de Alonso Preciado... tenía una lámina hermosísima. Muchos a la venta, dato también que hace más interesante si cabe este grupo.

En gloster no acabé de ver el pájaro TOP, no niego la calidad, pero también creo que aquí los criterios son un poco dispares. Los criadores seguron que conocen el estándar a la perfección pero el tema de la talla por ejemplo sigue siendo para muchos bastante abstracto. Pero en general buenos gloster.

El grupo de moña alemana a mi entender un poquito más flojo que otros años, es un grupo también que miro con mucha lupa, los crio y conozco perfectamente las dificultades que tiene. De hecho mi línea de pájaros es 100% cacereña, algo de lo que estoy muy orgulloso. Pero López Declara y Eleuterio son grándisimos criadores a nivel nacional y mundial y siempre traen pájaros notables.

Para terminar con la postura hay que hablar del Lizard. Este pájaro en Cáceres ha subido como la pólvora y me atrevo a decir que es de lo mejor de España sin lugar a dudas. Había cosas muy muy buenas. Y un Lizard bueno siempre es algo especial. Los pájaros de Juan Carlos Blanco son para un mundial ehh que maravilla señores.

Dejamos los canarios y hay que meterse al grupo de exóticos, no son grupos amplios pero había mucha variedad. Los agapornis, aunque no son santo de mi devoción quedan bonitos en cualquier certamen y aquí los había muy muy buenos, los diamantes de Gould (bonitos y grandes) son para mi las aves más bellas que exísten. Los híbridos por ejemplo me dejaron bastante frío, los carpodacos me gustaron y para mi lo más llamativo dos cabecitas negra mutados, auténticas joyas y la guinda del concurso, un negrito de Bolivia tremendo de Juan Francisco Marcos Rivas.