viernes, 3 de noviembre de 2017

¿LAS MIXTURAS COMERCIALES SON BOMBAS DE RELOJERÍA?

Digamos que existen en el mercado dos tipos de mixturas, las de tipo profesional elaboradas para criadores y que suelen ser un poquito más caras y las fórmulas económicas o mixturas estándar elaboradas para cualquier publico.

He recibido ya varios correos de gente preguntando si podía comprar las mixturas del supermercado y la verdad es que es un tema muy interesante.

Lo primero que hay que tener claro es que todas las formulaciones están hechas con asesoría o apoyo de nutrólogos y veterinarios, que os quede claro todas, todas tienen controles sanitarios completos elaborados por veterinarios. Por tanto podemos decir que todas son sanas, pero hay que ir un poquito más allá. Las empresas, cualquier empresa funciona con márgenes, esto es calcular un margen adecuado entre el precio de venta y el de coste y luego tienen en cuenta las necesidades del mercado, las mixturas profesionales están hechas para criadores más profesionalizados, que están dispuestos gastar más en productos de calidad, las mixturas típicas de supermercado están hechas para personas no profesionalizadas que quieren un producto a bajo coste, simplemente.

Siendo yo una empresa, para dar un producto de bajo coste, es necesario introducir semillas más baratas, en las mixturas comerciales las semillas dominantes son las semillas más baratas y normalmente la reina de estas es la nabina. Que ocurre con esto, pues que el precio y sobretodo el coste se convierte en la clave, la prioridad de los productores de estas mixturas comercialess es dar un producto barato, que parezca muy completo, con mucha variedad y que pueda competir en el mercado. Y para ello como digo las formulaciones priorizan más en el precio que en una combinación equilibrada. No podemos decir que sean mixturas peores, porque tienen los mismos controles sanitarios pero si ponemos decir que en la mayoría de los casos no están equilibradas.

En cualquier formulación de mixturas y pese a que continuamente nos han engañado y la mayoría de problemas hepáticos no se debe a la ingesta de semillas oleaginosas sino a problemas sanitarios, responde siempre a una ley equilibrando semillas ligeras, por así decirlo, de base como son el alpiste o por ejemplo ciertos mijos en exóticos, y semillas oleaginosas, más proteicas. Si queremos evitar problemas nutricionales al máximo con la mixtura debemos de buscar formulaciones siempre con mayor porcentaje de semillas ligeras que de oleaginosas, al menos en especies comunes como el canario. Y esto ya os digo que el 90% o quizás más de formulaciones de supermercado no cumple esta idea.

Así pues si preferís trabajar con mixturas comerciales, que lógicamente son más baratas os recomiendo rebajar con alpiste al menos al 50%. Con este sencillo truco evitaremos más de un desequilibrio nutricional. Y mejor siempre,, sobretodo si eres criador, pasarte a fórmulas profesionales, más caras si, pero con muchas más garantías.