martes, 23 de enero de 2018

REFLEXIONES SOBRE LOS ROBOS EN EL MUNDIAL

Se ha convertido en tradición de estas fechas, felicitar a los campeones y unos días después darles el pésame por el robo que han sufrido. Tan tradicional es ya, que los criadores lo tienen asumido como un riesgo más que hay que correr cuando participas en un mundial. Y ahí, en el momento que lo asumes, es dónde el problema se convierte en algo de extrema gravedad. Nos da mucha rabia cuando se habla de la sustracción de algún pájaro en el mundial pero a las pocas semanas parece que se nos pasa y otra vez hasta el año que viene. Y esto no puede ser así, estamos ante uno de los mayores desafíos que debe enfrentar esta afición.

No tengo datos oficiales, tampoco se publican y se cantan a los cuatro vientos pero se habla de más de 20 criadores afectados sólo de nuestro territorio nacional, más todo lo que haya de otros países. Y esto sinceramente es intolerable en el mayor evento ornitológico mundial. Sé que es muy complicado controlar todo, sé que es un trabajo muy muy duro pero la organización debe asumir la responsabilidad de todo lo que ocurra en el evento.

No estamos hablando ya de que le paguen el pájaro, porque muchos de esos campeones no tienen ni precio, estamos hablando de que se pida perdón de verdad a los criadores y que se investiga a conciencia al culpable. Pero amiiigo no hay medios para investigar, al culpable le sale realmente barato robar el pájaro, porque se necesitan pruebas para acusar a alguien, no valen rumores más o menos fundados de cierto criadores de los que se habló por ejemplo en el pasado mundial. Hay que asumir que pájaro robado, pájaro perdido, salvo el caso anecdótico de que sea un error en la entrega de pájaros y los honrrados portadores lo solucionen.

Hay que tomar medidas fuertes de una vez, y yo no soy quién para dar lecciones, no he organizado un evento de tal calibre en mi vida, sólo soy un criador más pero necesitamos soluciones y eso implica tirar de billetera.

¿Para cuando un sistema de video vigilancia auténtico, bueno de verdad?¿Para cuando un control reál aunque sea con más hombres de cada pasillo? ¿Para cuando miembros neutrales, ajenos a esto, que no sean de la organización gestionando la seguridad? ¿Acaso un criador español por ejemplo, que ha pagado 17 pavazos por cada pájaro no tiene derecho con ese dinero a un mayor control? ¿Acaso los pocos o muchos, no lo sé que se estén lucrando con este evento no tienen la licencia de invertir en medidas de seguridad más eficientes? Todo acaba siendo un pasotismo por parte de muchos que mientras no les golpeé esta lacra no hacen nada.

Yo entiendo que en mi concurso del pueblo, que pago apenas 2 euros por pájaro, yo asumo que alguno se pueda morir o incluso que lo roben, que también pasa. Pero en el mayor evento mundial, pagando auténticas burradas por la inscripción, haciendo un esfuerzo económico y de tiempo brutal ¿No tengo derecho? Demencial.

Pero como decía Eisntein, no esperemos resultados diferentes si seguimos haciendo lo mismo.

Luego viene la pregunta del millón, ¿Quién habrá sido? Esto hasta ahora es imposible como ya digo de confirmar, pero tenemos que quitarnos la idea ñoña e infantiloide de que el ladrón es como pasa en muchos concursos comarcales, uno del pueblo, visitando la exposición, ha metido la mano y se lo ha metido en el bolsillo... aquí hay que quitarse esa venda, aquí hay intereses de verdad, no es que sea un conspiranoico, pero está claro que el palurdo que roba un pájaro del concurso social para juntarlo con sus tres canarias pías no es el que causa los problemas en un mundial. Estamos hablando de criadores, de nombres incluso importantes, gente que ha hecho historia, en muchos casos incluso amparados por algún miembro de la organización. El que roba, es un criador, un criador que sabe lo que hace, que sabe lo que roba. Tiene narices el asunto que el que te robe sea otro criador. ¿Qué pasa, que este tio malnacido no tiene empatía con los demás? ¿No se da cuenta del trabaja impagado que tiene sacar un pájaro bueno? ¿No se pone en la piel del otro criador? Es como si a mi me roba, en vez de ese pobre delincuente de barrio que no tiene ni para comer, un tío que trabaja en lo mismo, que cobra lo mismo, que vive tan cómodo como yo. ¿No tiene sentido verdad? Pues aquí el único sentido que tiene es que hay criadores, insisto criadores, sin empatía, sin alma y sin verguenza. Pero me gustaría que llegara el día en que los mirara a la cara y decirles:

Lo que estás haciendo es poner puertas al campo, eres un perdedor, ¿acaso cree por ejemplo el que le ha robado ese marfil estupendo al amigo Mariano Quintero que Mariano no va a sacar el año que viene pájaros incluso mejores? ¿Que sólo tenía ese pájaro bueno? No, no vas a conseguir nada ladrón sin verguenza. Y como decía mi compi pacense, va a ser que no tienes cojones a sacar ese pájaro tu, trabajando con genética.

Sueño como digo con que llegue el día en que podamos pillar a los sinverguenzas, que se publiquen sus nombres, que se hundan, que nadie más les compre un pájaro, que les quiten los premios, como a Lance Armstrong y que se enteren todos. Pero amigos incluso con más seguridad no creo que llegue ese día, hasta pienso que alguno de esos criadores poderosos tienen su sicario particular para estas tareas. Sin duda un capítulo sin fin, uno de los más negros de nuestra afición que para muchos es amistad y para otros es negocio y poder.